CASA LAS HERMANAS | PROYECTOS | Legorreta Arquitectos
CASA LAS HERMANAS

Categoría: Residencial
Región: México
Año: 2002
Ubicación: VALLE DE BRAVO, EDO. MÉXICO, MÉXICO
M2 Construcción: 450 m2
Áreas Involucradas: Arquitectura, Diseño de Interiores

Colaboradores:
Víctor Legorreta

Arquitectos Asociados:
Arquitecto Asociado: Alejandro Danel

Consultores:

Diseño Estructural: Decsa Diseño Eléctrico: Serdipal
Diseño de Mecánica: Serdipar (Victor Serrano)
Diseño de Interiores: Victor Legorreta
Paisajismo: Eliseo Arredondo

Fotógrafo:
Lourdes Legorreta


En esta casa se buscó un experimento al compartir una casa de fin de semana entre dos familias. Después de muchas pláticas de cómo debía ser el diseño para que la convivencia funcionará, se llegó a la conclusión de que cada pareja tuviera su recámara principal, con un estudio propio donde se pudieran aislar en determinados momentos y que los demás espacios: sala, comedor, cocina, cuarto de niños y recámara de visitas fueran compartidos. El diseño respondió a esta necesidad proyectándose una casa con módulos, las dos recámaras principales y la de visitas se unen por un pórtico a lo largo del cuál están las recámaras de los niños y otra bóveda en donde se encuentra la sala y comedor. Cada una de las recámaras debía tener un carácter propio, así una se volvió un torreón que goza de las vistas al lago y a las montañas; la de visitas, otro torreón pero orientado hacia el bosque, y la tercera una recámara que está muy integrada al jardín. En el techo de esta última se construyó un arenero con hamacas en una terraza que aprovecha el sol de la tarde. La orientación del terreno tiene la dificultad de que la vista al lago es al norte y, por estar en zona boscosa, es muy fría. Se buscó que la sala y el comedor tuvieran ventanas hacia la vista pero también ventanas hacia el jardín que es orientación sur y así gozar del sol de invierno. Éste se vuelve el espacio social principal de la casa, con una terraza con jacuzzi hacia el norte y el jardín al sur. En el uso de materiales se buscó un bajo mantenimiento, teniendo pisos de piedra y de cemento con color; los muros están recubiertos de aplanados y pintados con una pintura de óxido que permite que envejezca dignamente. Esta solución a base de diferentes pabellones permitió salvar los árboles existentes para que la casa viviera dentro del bosque. Muchas ventanas se fueron abriendo durante la construcción para aprovechar las vistas hacia los distintos árboles y montañas a lo lejos. La casa se convierte así en una serie de espacios para aislarse dentro del bosque.