CASA FRAMBOYANES | PROYECTOS | Legorreta Arquitectos
CASA FRAMBOYANES

Categoría: Residencial
Región: México
Año: 1996
Ubicación: CDMX, MÉXICO
Áreas Involucradas: Arquitectura, Diseño de Interiores

Colaboradores:
Víctor Legorreta

Consultores:

DISEÑO ESTRUCTURAL: Ricardo Camacho
DISEÑO MECÁNICO: HECNIE y Asociados, S.A. Ing. Héctor Nieto Ing. Alejandro Borboa
CONTRATISTA: Arq. Pedro Sámano

Fotógrafo:
Lourdes Legorreta


“En México, solemos decir que el trabajo más difícil para un arquitecto es su propia casa. A lo mejor es porque uno tiene que trabajar con el cliente más difícil de todos: la esposa, o a lo mejor porque sí es ahí donde uno es libre de explorar todas sus ideas y utilizar todos los diferentes materiales y formas que has visto en tu vida.” Victor Legorreta La idea de la casa Framboyanes es crear una serie simple y contemporánea de espacios limpios que sean clásicos, no de moda. Los espacios diarios de la casa son una serie de espacios donde puedes trabajar, descansar, comer, entretenerte, leer, ver TV y jugar con tus hijos, en vez de ser espacios formales de recepción, sala, biblioteca y así sucesivamen-te. La mesa del comedor puede transformarse en una mesa de trabajo, la sala en un área de trabajo, la recepción en una sala, etc. Esta casa es un primer intento de crear diferentes ambientes sin tener un uso específico. La obra, 60 x 100 pies, con una pendiente muy pronunciada a lo largo de una orilla, está localizada en una colina a las afueras de la Ciudad de México. Para obtener la vista en la parte posterior y la orientación, la casa tiene un patio central para que las recámaras principales de la casa tengan acceso al sol desde el sur. Uno entra a la casa a través de un muro de orquídeas coloridas, frente a la calle hacia el patio, la cual está bordeada en tres lados con muros y el garaje, y en el cuarto muro, la casa. Una fuente y alberca poco profunda a un lado proveen un sonido relajante de agua corrien-do. Este patio es el centro de la casa. Desde el patio uno entra a un cuarto grande dividido por un muro bajo el cual crea ambientes, cada uno con un carácter y una relación interior/exterior diferentes. El área de recepción/sala mira hacia el patio a través de puertas de cristal, la sala/área de trabajo hundida crea su propio espacio interno predominante con ventanas colocadas para acentuar los rayos solares y el comedor enfoca la vista al valle de abajo. La luz hacia los espacios internos fue una consideración importante para la ubicación de las ventanas. Las ventanas miran hacia el patio, a la vista posterior, al cielo y al sol. La cocina fue inspirada por tradición para que el detalle del punto focal sea el techo interior cubierto con azulejos hechos a mano enriquecidos con color. En el nivel más bajo están las recámaras de los niños y el cuarto de juegos, tomando ventaja de los techos altos. Desde el patio hay escaleras hacia la azotea para disfrutar del clima y vista de la Ciudad de México. Los materiales son simples de manera que intensifican el lujo del espacio en vez de detalles costosos. El diseño de la casa permite espacios fáciles para acomodar necesidades inmediatas, permitiéndole a uno cambiar el arte, el acomodo de los muebles y los usos de cada cuarto, como las ideas del arquitecto, cambian a través del tiempo.



NOTICIAS RELACIONADAS