RESTAURACIÓN DEL PALACIO DE ITURBIDE | PROYECTOS | Legorreta Arquitectos
RESTAURACIÓN DEL PALACIO DE ITURBIDE

Categoría: Instituciones
Región: México
Año: 1972
Ubicación: CDMX, MÉXICO
M2 Construcción: 2,787 m2
Áreas Involucradas: Arquitectura, Remodelación

Colaboradores:
LEGORRETA®
Ricardo Legorreta
Noé Castro
Carlos Vargas Senior

Fotógrafo:

Fernando Cordero
Ma. Dolores Robles - Martínez


En el Centro Histórico de la Ciudad de México se encuentra el usualmente conocido como Palacio de Iturbide. Este distinguido monumento histórico ha sido transformado por LEGORRETA® en las oficinas de una de las instituciones de crédito más importantes del país, Financiera Banamex. El Palacio que fuera residencia del Marqués de Jaral de Berrio fue diseñado y construido en el año de 1780 por uno de los más destacados arquitectos de la época colonial, Francisco Antonio Guerrero y Torres. Más adelante el edificio se convirtió en el Palacio Virreinal de México, época cuando fue habitado por Don Agustín de Iturbide. Algunos de los usos y mal usos del lugar incluyeron la Escuela de Minería ocupado de 1830 a 1834, posteriormente lo adquirió don Anselmo Zurutuza, propietario de diligencias, quien en 1852 lo convierte en hotel y terminal, bajo el nombre de Hotel Diligencias. En 1867, el inmueble es ya propiedad del señor Germán Landa, quién lo convierte en hotel de lujo, bajo el nombre de Hotel de Iturbide, mismo que cambia de propietario en 1890, fecha en que lo adquiere don Francisco Iturbe, quien en 1899 ordena nuevas reformas al edificio al arquitecto Emilio Dondé. El resultado de dos siglos de usos tan diversos fue un edificio totalmente distinto al original, de alguna manera desvirtuado lo que hacía necesario una remodelación total. El criterio general de restauración adoptado por LEGORRETA® fue el de acercarse lo más posible a la forma original del edificio en 1870. Sólo se conservaron, por razones estructurales y estéticas, algunas de las modificaciones realizadas por el Arquitecto Dondé a finales del siglo pasado. Los trabajos efectuados fueron principalmente de demolición, apuntalamiento de columnas, vanos y puertas que dan al patio, así como una reestructuración general, cambio y colocación de portadas. El patio central, originalmente a cielo abierto, había sido cubierto con un domo de cristal muy elaborado. Éste fue removido y reemplazado por LEGORRETA® con un nuevo techo parecido a la forma de una ala de avión, lo que suavizó la superficie al curvarla hacia las ventanas a ambos lados del patio. Se levantaron varias capas de pavimento para obtener el nivel original del piso. Se anularon los mezanines que fueron construidos con fines comerciales, bajo la arcada del piso principal, así como una pequeña escalera y un elevador que fueron colocados en lugar de la escalera monumental original. Por supuesto, no todas las modificaciones buscan acercarse a las condiciones del edificio original, ya que de algunos espacios y mobiliario que las funciones bancarias requieren, no existían equivalentes en el siglo XVIII; en otros cuya función original no es conocida, se consideraron soluciones modernas. El nuevo techo del patio, la sencillez de la fuente central, los muros, las puertas, el estilo de los elevadores y otros elementos fueron escogidos con gran cuidado. Respecto al diseño de interiores, se adoptó un criterio de estilo actual que fue complementado con piezas coloniales originales, tales como roperos, arcones, etc. Las pinturas, esculturas y otras obras de arte fueron escogidas para realzar la atmósfera del palacio. Así, el resultado final logró, como Ricardo Legorreta se propuso, “continuar con la atmósfera original de tranquilidad y esplendor colonial.”