RESTAURACIÓN DEL COLEGIO DE SAN ILDEFONSO | PROYECTOS | Legorreta Arquitectos
RESTAURACIÓN DEL COLEGIO DE SAN ILDEFONSO

Categoría: Instituciones
Región: México
Año: 1992
Ubicación: CDMX, MÉXICO
M2 Construcción: 1,295 m2
Áreas Involucradas: Arquitectura, Diseño de Interiores, Remodelación

Colaboradores:
ARQUITECTURA Y DISEÑO DE INTERIORES: LEGORRETA®
Ricardo Legorreta
Noé Castro
Gerardo Alonso
Max Betancourt
Joaquín Pineda
Erika Krayer

Consultores:

DISEÑO ESTRUCTURAL: Ing. Alfredo Salas, DIRAC
DISEÑO ELÉCTRICO: Ing. Alberto Ríos INGENIERÍA RIM
DISEÑO MECÁNICO: Ing. Jorge Armando Perez ICA
CONTRATISTA GENERAL: Ing. Jorge Armando Pérez ICA Ing. Roberto Heatley TUGA

Fotógrafo:

Lourdes Legorreta
Ma. Dolores Robles - Martínez


Como las personas, la mayoría de las construcciones sufren alteraciones a través de su vida y el Antiguo Colegio de San Ildefonso no es una excepción. Estas modificaciones son en algunos casos acertadas, en otras negativas y en muchos irrecuperables. El edificio ha sufrido por las propias cicatrices de la historia y por los diferentes usos que se le han dado, alteraciones substanciales: la construcción del edificio hacia Justo Sierra a principios del siglo, la incorporación de los murales de José Clemente Orozco, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Fernando Leal, Jean Charlotte, Fermín Revueltas, Ramón Alva de la Canal, modificaciones en salones y arcadas, colocación de canceles metálicos y refuerzos sísmicos que afectaron el concepto original, pavimentos, techos y detalles de cantera. La adaptación a Museo Universitario del Colegio ha resultado una experiencia profesional muy interesante por el proceso que siguió. Es difícil conjuntar un equipo multi disciplinario de índoles tan distintas como el que se dio para realizar esta obra. Participaron en este equipo el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, promoviendo la realización de esta obra utilizando como medio la Exposición “México, esplendores de treinta siglos”. El Departamento del Distrito Federal financió la obra y coordinando el esfuerzo de todo el equipo. La UNAM (Universidad Nacional Autonoma) aportó el inmueble y vigiló el proceso del proyecto, la obra y el funcionamiento del mismo como museo. El criterio de restauración ha sido liberar el edificio de todos aquellos elementos y modifica-ciones que lo han dañado, reparando lo reparable, ya que es imposible regresar el edificio a su estado original. En otras palabras la intención es mostrar una obra maestra arquitectó-nica con la mayor dignidad posible sin negar las cicatrices de la historia. Los elementos nuevos se han tratado con discreción sin pretender imponer nuevos criterios sino adaptarse al edificio, con la intención de entregar a la UNAM un edificio que recobre la dignidad que se merece.