CASA SANTA ISABEL | PROYECTOS | Legorreta Arquitectos
CASA SANTA ISABEL

Categoría: Residencial
Región: México
Año: 2016
Ubicación: EL BAJÍO, MÉXICO
M2 Construcción: 983 m2
Áreas Involucradas: Arquitectura, Diseño de Interiores

Colaboradores:
LEGORRETA®
Víctor Legorreta
Miguel Almaraz
Adriana Ciklik
Carlos Vargas
Miguel Alatriste
Juan Antonio Moreno
Roberto López
Álvaro Hernández
Marta Soto

Consultores:

Arquitectura del Paisaje: Arquitectura y Paisaje (Juan Montaño)
Diseño Estructural: Centro de Cálculo y Asesoría, S.C.
Consultor en Iluminación: Artenluz (Arq. Javier Ten)
Contratista: Arq. Cristina Portillo Orozco
Consultor Cocina: Mobile Cocinas

Fotógrafo:
Lourdes Legorreta


La vida familiar posee características que se transfieren en la arquitectura residencial: la convivencia, el dinamismo espontáneo del crecimiento y la vida misma. Así, la casa es nuestro reflejo y testimonio. Rodeada por el clima siempre generoso y cálido del Bajío, la casa invita al medio físico hacia el interior por medio de un patio central. Alrededor de él, giran sus espacios, que además provoca microclimas diferentes, ya que cuenta con una cubierta superior retráctil que lo cubre. De esta manera, la arquitectura de la casa se ajusta a los cambios de temporada, invita al sol a participar en la vida cotidiana y crea un juego lúdico por medio de las sensaciones inherentes de la arquitectura urbana de Legorreta: sólida en sus muros, uso de materiales ricos en propiedades, empleo de contrastes en los niveles interiores y la integración del medio físico con la intimidad del espacio. También, un árbol en el patio central funciona como remate visual para el acceso y sirve como elemento de liga entre todos los espacios que “giran” a su alrededor. Además, la alegría del árbol se mezcla con la caída de agua que nace de la fuente central y que recuerda a los patios mexicanos, siendo muchos de ellos, una herencia prehispánica y de la zona sur de España. En general, la casa está concebida como la versión moderna del claustro dentro de un monasterio, donde la vida gira en torno a la luz del patio y a la fuente de la vida: el agua. La planta baja se caracteriza por tener espacios abiertos, amplios y su disposición genera un recorrido o “promenade” entre los salones facilitando la comunicación y la interacción familiar. De esta manera, la familia podrá “deambular” por el acceso, la estancia, la cocina, el comedor y un family comunicándose por medio de puertas corredizas atestiguando así, la unidad espacial. La arquitectura interior aprovecha las líneas del diseño contemporáneo en el mobiliario y proporcionan el espacio, dando además un color neutro que contrasta con la arquitectura envolvente. También, fue indispensable el uso de elementos artesanales, tales como la piedra y el barro con el fin de brindar un ámbito regional. Además, la trasparencia de la fachada en la estancia y en el comedor, integra a la arquitectura interior con las zonas exteriores, integrando así al jardín exterior. Una vez afuera, la terraza funciona de antesala hacia el jardín y está enmarcada por un pergolado de doble altura que ayuda a regular la incidencia solar en el nivel superior. Así, el espacio exterior es el patio de la casa, un lugar donde la familia crecerá entre las dunas de vegetación que lo caracterizan y rodeado por los árboles circundantes.



NOTICIAS RELACIONADAS